DEPRESION

DEPRESIÓN: UN MAL DE NUESTRO TIEMPO


La depresión es uno de los más comunes y más serios problemas de la salud mental que
enfrenta la gente hoy en día. Millones de personas en el mundo sobreviven en medio de la
depresión.

Ricos, pobres, ciudadanos, campesinos, hombres y mujeres, tanto en países desarrollados como
en países en vías de desarrollo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que la depresión se convertirá en el año2020 en la segunda causa de incapacidad en el mundo, detrás de las enfermedades isquémicas(infartos, insuficiencia coronaria, accidente cerebrovascular) mientras que en el año 2000
ocupaba el cuarto lugar.


De ahí que desde los distintos estamentos sanitarios se esté potenciando la investigación
para intentar atajar este trastorno mental, cuyo índice de prevalencia, lejos de disminuir,
amenaza con incrementarse a medida que transcurra el siglo XXI.


QUÉ ES LA DEPRESIÓN?

Es un trastorno afectivo que varía desde: bajas transitorias del estado de ánimo que son
características de la vida misma, hasta el síndrome clínico, de gravedad y duración

importante con signos y síntomas asociados, marcadamente distintos a la normalidad.
La depresión es una enfermedad tratable. Muchos creen erróneamente que la depresión es
normal en personas mayores, adolescentes, mujeres menopáusicas, madres primerizas o en
personas que padecen enfermedades crónicas.


Pero éste es un concepto equivocado, no importa la edad, el sexo o la situación de la vida,
la depresión nunca es algo normal. Cualquier persona que experimente síntomas depresivos
debe ser diagnosticada y tratada para revertir su condición.


TIPOS DE DEPRESION


Al igual que en otras enfermedades, por ejemplo las enfermedades del corazón, existen varios
tipos de trastornos depresivos.


Los tres tipos de depresión más comunes son: Trastorno depresivo mayor, el Trastorno
distímico y el Trastorno bipolar. En cada uno de estos tres tipos de depresión, el número,
la gravedad y la persistencia de los síntomas varían.

El trastorno depresivo mayor se manifiesta por una combinación de síntomas (vea la lista de
síntomas) que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer y
disfrutar de actividades que antes eran placenteras.

El trastorno distímico es un tipo de depresión menos grave, incluye síntomas crónicos (a
largo plazo) que no incapacitan tanto, pero sin embargo interfieren con el funcionamiento y
el bienestar de la persona.


La característica esencial de este trastorno es un estado de ánimo crónicamente depresivo
que está presente la mayor parte del día de la mayoría de los días durante al menos 2 años.

Muchas personas con distimia también pueden padecer de episodios depresivos severos en algún
momento de su vida.

Otro tipo de depresión es el trastorno bipolar. Éste no es tan frecuente como los otros
trastornos depresivos. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado
de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión).


Los cambios de estado de ánimo pueden ser dramáticos y rápidos, pero más a menudo son
graduales. Cuando una persona está en la fase depresiva del ciclo, puede padecer de uno, de
varios o de todos los síntomas del trastorno depresivo.


Cuando está en la fase maníaca, la persona puede estar hiperactiva, hablar excesivamente y
tener una gran cantidad de energía. La manía a menudo afecta la manera de pensar, el juicio
y la manera de comportarse con relación a los otros.


Puede llevar a que la persona se meta en graves problemas y en situaciones embarazosas. Por
ejemplo, en la fase maníaca en individuo puede sentirse feliz o eufórico, tener proyectos
grandiosos, tomar decisiones de negocios descabelladas, e involucrarse en aventuras o
fantasías románticas.


SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DEPRESIVO MAYOR


No todos experimentan la depresión de la misma manera, los síntomas varían según las
personas.


La depresión puede ser calificada como leve, moderada o grave dependiendo de la cantidad y
gravedad de sus síntomas.
  Depresión
•    Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.
•    Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
•    Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.
•    Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban,

incluyendo la actividad sexual.
•    Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta."
•    Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.
•    Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.
•    Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y

aumento de peso.
•    Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
•    Inquietud, irritabilidad.
•    Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores
de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.


SINTOMAS DEL TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR


El trastorno afectivo bipolar produce cambios del ánimo patológicos de manía a depresión,
con una tendencia a recurrir y a desaparecer espontáneamente.


Tanto los episodios maníacos como los depresivos pueden predominar y producir algunos
cambios en el estado de ánimo, o los patrones de cambios del estado de ánimo pueden ser
cíclicos, comenzando a menudo con una manía que termina en una depresión profunda.


A algunas personas se las denomina cicladores rápidos porque su ánimo puede cambiar varias
veces en un día. Otros presentan lo que se llama "estados mixtos", en donde los pensamientos
depresivos pueden aparecer en un episodio de manía o viceversa.


Cuando el trastorno afectivo bipolar se presenta en niños, generalmente aparece en su forma
mixta.


Durante la fase depresiva el paciente presenta:
•    Pérdida de la autoestima
•    Ensimismamiento
•    Sentimientos de desesperanza o minusvalía
•    Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados
•    Fatiga (cansancio o aburrimiento) que dura semanas o meses
•    Lentitud exagerada (inercia)
•    Somnolencia diurna persistente
•    Insomnio
•    Problemas de concentración, fácil distracción por sucesos sin trascendencia
•    Dificultad para tomar decisiones
•    Pérdida del apetito
•    Pérdida involuntaria de peso
•    Pensamientos anormales sobre la muerte
•    Pensamientos sobre el suicidio, planificación de suicidio o intentos de suicidio
•    Disminución del interés en las actividades diarias
•    Disminución del placer producido por las actividades cotidianas

En la fase maníaca se presentan:
•    Exaltación del estado de ánimo
•    Aumento de las actividades orientadas hacia metas
•    Ideas fugaces o pensamiento acelerado
•    Autoestima alta
•    Menor necesidad de dormir
•    Agitación
•    Logorrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando)
•    Incremento en la actividad involuntaria (es decir, caminar de un lado a otro, torcer
las manos)


Inquietud excesiva
•    Aumento involuntario del peso
•    Bajo control del temperamento
•    Patrón de comportamiento de irresponsabilidad extrema
•    Aumento en la actividad dirigida al plano social o sexual
•    Compromiso excesivo y dañino en actividades placenteras que tienen un gran potencial
de producir consecuencias dolorosas (andar en juergas, tener múltiples compañeros sexuales,
consumir alcohol y otras drogas)
•    Creencias falsas (delirios)
•    Alucinaciones
Los síntomas maníacos y depresivos se pueden dar simultáneamente o en una sucesión rápida en
la denominada fase mixta.



SINTOMAS DEL TRASTORNO DISTIMICO
Las características asociadas al trastorno distímico son parecidas a las de un episodio
depresivo mayor. Varios estudios sugieren que los síntomas más frecuentemente encontrados en
el trastorno distímico son:
•    sentimientos de incompetencia
•    pérdida generalizada de interés o placer
•    aislamiento social
•    sentimientos de culpa o tristeza referente al pasado
•    sentimientos subjetivos de irritabilidad o ira excesiva
•    descenso de la actividad, la eficiencia y la productividad
Síntomas dependientes de la edad y el sexo: en los niños el trastorno distímico parece
presentarse por igual en ambos sexos y provoca frecuentemente un deterioro del rendimiento
escolar y de la interacción social.


En general, los niños y adolescentes con un trastorno distímico están irritables e
inestables, además de tristes. Tienen una baja autoestima y escasas habilidades sociales y
son pesimistas.


En los adultos las mujeres son dos o tres veces más propensas que los varones a presentar un
trastorno distímico.


¿POR QUÉ NOS DEPRIMIMOS?


En un sentido global se podría decir que la depresión es un extremo de la falla en los
mecanismos de estrés. Cuando reaccionamos ante situaciones estresantes tenemos un estado de
exceso de actividad, nuestro corazón va más de prisa, estamos con mayor riego sanguíneo al
cerebro y músculos y nuestras pupilas están dilatados. Pero esta situación, que en general
se presenta de manera aguda se va atenuando, en la medida que la situación que nos induce
estrés va disminuyendo. Pero si el estrés persiste de manera continua, o eventualmente se
agregan otros estímulos estresantes, entonces el sistema decae y se produce la depresión.


Algunos enfermos deprimidos fuman, y con el tiempo se han dado cuenta que cada que desean
interrumpir el consumo del tabaco, se exacerba su depresión o si no fuman se deprimen. Se
pensó por un tiempo que la depresión era parte del síndrome de supresión a la nicotina, la
cual es el principio activo del tabaco. Sin embargo, esta especulación original, dio paso a
una serie de coincidencias que se fueron transformando en hechos científicos. La nicotina
del tabaco, es una sustancia que actúa sobre unos receptores neuronales llamados nicotínico.

La acción de la nicotina sobre estos receptores produce la liberación, es decir mayor
disponibilidad de algunos neurotransmisores como son la acetilcolina, dopamina, serotonina y
norepinefrina. En una persona deprimida, en donde estos mismos neurotransmisores están
diminuidos el fumar hace que se aumenten momentáneamente estas sustancias, por lo que se ha
propuesto que algunos deprimidos usan al tabaco como "corrector" del estado de ánimo, o de
las deficiencias en concentración y memoria inherentes a la depresión, aunque el costo a la
larga sea repercusiones de otro tipo en su salud. La adicción a la nicotina, se logra
mediante la liberación de dopamina en el sistema límbico, cada vez que se inhala una
bocanada de humo de tabaco. Esta experiencia gratificante para el fumador, es en centro de
la dependencia y en gran parte la dificultad que tienen los enfermos deprimidos que fuman
para dejar de fumar.


La acetilcolina es un neurotransmisor que también está involucrado en algunas
manifestaciones de la depresión, por ejemplo, en las alteraciones del dormir. En nuestro
sueño, ciertas áreas del cerebro se encuentran activas, aun cuando a simple vista pareciera
que el sueño es homogéneo como proceso, si registramos la actividad eléctrica del cerebro, y
colocamos detectores que midan el movimiento de los ojos y el estado de contracción
muscular, nos asombraremos de ver que nuestro dormir está compuesto de diferentes etapas, en
las cuales diferentes estructuras del cerebro intervienen.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

-Antonini, Celia. “Amo y esclavo de tus pensamientos”. N° Ed. 1, 2009, Barcelona, España

CIBERGRAFIA

http://www.monografias.com/trabajos13/depre/depre.shtml

Temas de interés

Los Derechos de la Mujer

                          
Los Derechos de la Mujer

María del Carmen Ruiz Medina 1, Mtra. Miriam Olga Ponce Gómez 2
1 Facultad de Derecho y Ciencias Sociales - BUAP, 2 Centro de Investigaciones Jurídico Políticas - BUAP

Resumen
Ver más >>

DEPRESION

DEPRESIÓN: UN MAL DE NUESTRO TIEMPO


La depresión es uno de los más comunes y más serios problemas de la salud mental que
enfrenta la gente hoy en día. Millones de personas en el mundo sobreviven en medio de la
depresión. Ver más >>

diseñado por www.solprof.com